Formulation
Contacto

Formulaciones farmacéuticas y biofarmacéuticas avanzadas en el desarrollo de medicamentos

Los fármacos contienen un principio activo (PA) y otros componentes inactivos como excipientes, diluyentes, lubricantes y aglutinantes. El objetivo de los excipientes es optimizar el rendimiento de los medicamentos, por ejemplo mediante la modificación de la liberación del medicamento o facilitando su absorción. El PA junto con todos estos ingredientes conforma la formulación del medicamento. 

Durante el desarrollo de medicamentos, todos los productos que los componen se formulan según cada forma de dosificación particular (como pastillas para ingerir, cápsulas, inyecciones, productos de uso tópico o inhalados) para hacérselos llegar al paciente. Por este motivo, el desarrollo de formulaciones depende de la forma de dosificación al igual que  la tecnología que sea necesaria y los desafíos a los que se enfrenten los ciéntificos de investigación y desarrollo (I+D).

El proceso de desarrollo de formulaciones garantiza que el medicamento que se va a fabricar es física y químicamente estable y que seguirá siéndolo durante toda su vida útil. Las formulaciones también deben estar biodisponibles y cumplir con los requisitos reguladores y con los estándares de calidad para garantizar la seguridad de los pacientes.

Los PA deben ser física y químicamente compatibles con el excipiente de una formulación determinada. La selección del excipiente adecuado normalmente forma parte de la primera etapa del desarrollo de formulaciones y, gracias a los recientes avances en la tecnología, se ha logrado ofrecer una imagen más clara de las interacciones existentes de los excipientes con los PA.

La espectroscopia infrarroja es una poderosa técnica de análisis empleada en el desarrollo de formulaciones y en la optimización durante el desarrollo de medicamentos. La espectroscopia infrarroja por transferencia de Fourier (FT-IR) aclara la influencia de la formulación en la estabilidad de las proteínas en el caso de biofármacos.

La polarización nuclear dinámica (PND) mejora la sensibilidad de la espectroscopia y la intensidad de la señal de la resonancia magnética nuclear (RMN) y se ha convertido en un campo de creciente desarrollo en la caracterización de compuestos farmacéuticos. Los espectrómetros PND-RMN pueden ayudar a los investigadores a determinar rápidamente los componentes de los medicamentos y así acelerar su proceso de desarrollo, sin descuidar por ello la seguridad ni la eficacia.