Preclinical Imaging

Imagenología preclínica: una forma de trabajar que ofrece nuevas ideas sobre el desarrollo de medicamentos

La imagenología molecular permite la evaluación no invasiva de procesos biológicos y bioquímicos en sujetos vivos. Existen multitud de tecnologías de diagnóstico por imagen prometedoras que se pueden aplicar al desarrollo de medicamentos. Las tecnologías, por tanto, ofrecen la posibilidad de enriquecer nuestro conocimiento de la enfermedad y de la actividad de un fármaco durante el desarrollo preclínico y clínico del medicamento. Esto puede ayudar a seleccionar los candidatos con mayor probabilidad aparente de éxito o suspender el desarrollo de medicamentos cuyo fracaso, en definitiva, parece lo más probable. El diagnóstico por imagen es un posible método no invasivo de alcanzar el destino de un fármaco a través del organismo (adquisición de imágenes de cuerpo entero) y con el transcurso del tiempo (imagenología dinámica). 

La tomografía por emisión de positrones (PET) es la más sensible y cuantitativa de las modalidades de diagnóstico por imagen existentes. Las tecnologías de diagnóstico por imagen in vivo están en el núcleo de la investigación preclínica avanzada y, con el fin de facilitar el desarrollo de medicamentos, es imprescindible entender los procesos biológicos dinámicos, la expresión génica, la actividad enzimática y proteica, la evolución y tratamiento de las enfermedades, la biodistribución, la farmacodinámica o la farmacocinética de nuevos medicamentos en ensayos repetibles y longitudinales.

La presión existente en las primeras fases del proceso de descubrimiento para eliminar candidatos rápidamente ha dado lugar a la adopción de herramientas de análisis para I+D de moléculas pequeñas que ofrecen tanto la caracterización y el mapeo sin etiquetas como la capacidad de medición directa y cuantitativa. Los investigadores necesitan identificar los cabezas de serie de moléculas pequeñas más prometedores por lo que en la actualidad utilizan las mísmas técnicas que las grandes multinacionales farmacéuticas, como el cribado de compuestos de gran capacidad.

Junto con la espectrometría de masas (EM) la desorción/ionización láser asistida por matriz (MALDI) dota a los investigadores de una técnica sin etiquetas para la medición de muestras de tejido que permite la distribución de proteínas, lípidos, sustancias activas o metabolitos para su mapeo y visualización como imagen. La técnica de imagen por espectrometría de masas MALDI (MSI) ayuda a los desarrolladores a comprender la distribución espacial y la fisiología del tejido de un candidato a medicamento y los metabolitos relacionados.

La imagenología por MALDI se puede usar tanto para análisis selectivos como no selectivos. Un ejemplo característico de análisis selectivo es la medición de la distribución de medicamentos y metabolitos en el tejido. Un ejemplo representativo de análisis no selectivo es la búsqueda de biomarcadores proteicos, de glucosa o lipídicos en el desarrollo de medicamentos de moléculas tanto grandes como pequeñas que desempeñan una función fundamental en el objetivo global de la industria, que es ofrecer tratamientos mejores y más baratos en menos tiempo.