Stability
Contacto

Pruebas de estabilidad en el desarrollo de medicamentos

La función de las pruebas de estabilidad en el desarrollo de medicamentos es demostrar cómo varía la calidad de un principio activo o un producto farmacéutico con el tiempo bajo la influencia de diversos factores ambientales como la temperatura, la humedad o la luz.

Los primeros estudios de estabilidad que se llevan a cabo suelen ser los denominados de degradación forzada. Estos se efectúan para conocer los principales productos de degradación de la molécula y ayudar al desarrollo del método analítico. La siguiente fase consiste en realizar pruebas de estabilidad aceleradas para los estudios de compatibilidad de excipientes durante el desarrollo de formulaciones y como ayuda para asignar los periodos de validez o las condiciones de almacenamiento en los primeros estudios toxicológicos y clínicos. También se inician estudios de estabilidad a largo plazo tanto sobre el principio activo (PA) como sobre el fármaco siguiendo, por regla general, muchos de los principios contenidos en las directrices de la ICH para condiciones de almacenamiento a largo plazo y aceleradas.

La degradación forzada se utiliza de forma rutinaria en el desarrollo de medicamentos para predecir la estabilidad de fármacos que afecte a su pureza, eficacia y seguridad. En las pruebas de estrés (degradación forzada), el medicamento es expuesto al calor, la luz o a sustancias químicas con el objetivo de:

  • entender las rutas de degradación
  • determinar la estabilidad intrínseca y el periodo de validez
  • desarrollar formulaciones estables
  • evaluar la eficiencia antioxidante

La espectroscopia con resonancia paramagnética electrónica (RPE) puede detectar y controlar correctamente los radicales libres efímeros generados durante las pruebas de estrés mediante reacciones químicas, térmicas o fotoquímicas. La RPE puede determinar la eficiencia y el rendimiento de los antioxidantes como neutralizadores de radicales libres.

En biofarmacología, la espectrometría de masas puede ayudar a tomar decisiones bioterapéuticas y acelerar todo el periodo del desarrollo. Las pruebas de estabilidad para modificaciones postraduccionales (MPT) mediante análisis de masa intacta en el desarrollo de biofármacos dan lugar al cribado rápido de los productos de degradación durante el almacenamiento, a la reducción del riesgo de interferencia de artefactos químicos durante el mapeo de péptidos y a patrones isotópicos positivos que permiten una cuantificación precisa.