Counterfeit.jpg

Falsificaciones

Los medicamentos falsificados son un problema considerable y creciente, tanto en el mundo desarrollado como en los países en vías de desarrollo.

La definición legal de medicamento falsificado varía según el país, pero una que puede ser de utilidad es la de la Organización Mundial de la Salud, que define un medicamento falsificado como «un producto etiquetado indebidamente de manera deliberada y fraudulenta en lo que respecta a su identidad u origen».

Los medicamentos falsificados suponen un doble riesgo para la población. Por una parte, los medicamentos que no contienen el principio activo adecuado en la cantidad correspondiente provocan que la enfermedad del paciente se quede sin tratamiento. Por la otra, las falsificaciones pueden contener sustancias tóxicas. En ambos casos se socava la confianza de la gente en el sistema público de salud.

La determinación de la autenticidad o falsedad de un medicamento sospechoso se suele llevar a cabo mediante procedimientos de química húmeda. La realización de estas técnicas de forma fidedigna y precisa requiere de personal cualificado y de instalaciones de laboratorio adecuadas. Además, estos métodos no siempre se pueden llevar a cabo tan rápido como sería deseable.

Se puede verificar la identidad de medicamentos con la tecnología FTNIR de Bruker. La rapidez y precisión de este método analítico puede ayudar a las autoridades sanitarias en su lucha por la protección de la población contra el creciente comercio de medicamentos falsificados.

SFDA__Small.jpg

Espectrómetro MATRIX-F analizando falsificaciones en un laboratorio móvil en China.

Bruker ayuda a la SFDA china en el cribado de medicamentos falsificados

En Asia, más del 50 por ciento de los medicamentos falsificados contra la malaria no contiene principio activo y hasta las farmacias certificadas venden estas falsificaciones sin saberlo. Muchos clientes y autoridades estudian la posibilidad de crear una prueba de medicamentos a nivel mundial. La espectroscopia FTNIR es la tecnología más prometedora y ya consolidada para pruebas de calidad farmacéuticas. La gran ventaja es que los espectrómetros FTNIR, como puede ser el sistema MATRIX-F de Bruker, se pueden utilizar sobre el terreno. Mediante el uso de unidades móviles se pueden crear redes para combatir los medicamentos falsificados a nivel nacional.

En 2001, la «Administración Nacional de Medicamentos y Alimentos» china (SFDA, por sus siglas en inglés) dio comienzo a un proyecto de investigación para evaluar la tecnología de infrarrojo cercano (NIR) para este cometido. Entretanto, se implantaron más de 450 sistemas FTNIR en pequeñas furgonetas para inspeccionar medicamentos por toda China. De esta forma se puede garantizar que los hospitales y farmacias locales no disponen de falsificaciones. Con la ayuda de las nuevas técnicas de análisis, al menos los canales de distribución legales pueden ser considerablemente más seguros por el bienestar y seguridad de las personas.